La propietaria de esta masía tardó más de un año en encontrar la casa de sus sueños y tres en restaurarla, respetándola al máximo y devolviéndola a la realidad, ya que llevaba 40 años deshabitada. Según las primeras escrituras, la casa se llamaba Bartró de Orfans.

leer más