RUTA POR EL EMPORDÀ

Descubre 5 de los pueblos más fotogénicos del Empordà

 

El Empordà, en la provincia de Girona, es uno de los lugares más mágicos que conozco en mi tierra. Suelo hacer una escapada para visitar esta zona de Catalunya como mínimo una vez al año y cada vez descubro lugares más maravillosos. Cualquier época del año es buena para hacer una ruta por el Empordà, ya que sus paisajes, su luz y sus preciosos pueblos siempre tienen un encanto especial.

En primavera, destacan los campos verdes, que contrastan a la perfección con el rojo de las amapolas y el amarillo de la colza. En verano, son más típicos los campos de trigo y los de girasoles, que brillan con todo su esplendor. ¿Los has visto alguna vez? ¡Son impresionantes! Me gusta visitar el Empordà en cualquier estación del año, pero si tengo que elegir me quedo con la primavera y el verano por sus paisajes y su luz al atardecer. Aunque si no te atrae el calor, el otoño y el invierno son épocas perfectas también para conocer esta bella zona de Catalunya. La temporada de otoño es especialmente bonita por los colores rojizos y anaranjados de sus paisajes.

¿Quieres descubrir una ruta por 5 de los pueblos más fotogénicos situados en el interior del Empordà? A continuación te presento algunos de mis favoritos:

 

Peratallada

 

Con apenas 500 habitantes, Peratallada es una de las poblaciones medievales mejor conservadas y, desde mi punto de vista, el pueblo con más encanto del Baix Empordà, perteneciente al municipio de Forallac. Perderse por sus estrechas calles adoquinadas y descubrir cada uno de sus bellos rincones es una auténtica experiencia para los sentidos. En mi opinión, la plaza principal llamada Plaça de les Voltes, el famoso carrer Major y la encantadora Plaça de l’oli son tres de los lugares más auténticos de Peratallada. Esta plaza tiene un significado muy especial para la población ya que el cultivo del olivo, junto con el de la vid, fue muy importante para los campesinos de Peratallada.

 

Peratallada Placa de les Voltes

Catalunya Emporda Peratallada Placa de Oli

 

Paseando por las calles de Peratallada, no tardarás en darte cuenta que este pequeño pueblo tiene mucho que ofrecer a sus visitantes. El resto del pueblo te aconsejo que lo explores a tu ritmo, sin prisas, y te aseguro que lo recordarás como uno de los lugares con más rincones con encanto por metro cuadrado. A mí me gusta llegar a Peratallada al atardecer, pasear y fotografiar tranquilamente sus callejuelas y finalmente cenar en uno de mis lugares predilectos. Si quieres degustar una oferta gastronómica con productos de la zona de primera calidad, en un local de ambiente relajado y una decoración muy peculiar, te recomiendo el restaurante Candelaria.

 

Peratallada Calles Tipicas

 

Monells

 

Este es otro de los pueblos medievales que más me gustan en el Baix Empordà. Monells tiene alrededor de 200 habitantes solamente, y pasear por sus preciosas calles te hace retroceder en el tiempo y te devuelve a épocas remotas. El municipio de Monells está construido alrededor de un antiguo castillo, del que solamente se conservan las murallas.

La conocida Plaça de Jaume I, de dimensiones más que considerables en comparación con la extensión del pueblo, es una de las más pintorescas que he visto jamás. En ella se encuentra el típico bar del pueblo rodeado de preciosas masías y arcos empedrados que no te dejarán indiferente. En Monells también existe una singular placeta llamada la Plaça de l’Oli, dada la importancia del comercio del aceite en esta zona en épocas pasadas, donde se celebró el mercado del pueblo hasta los siglos XIV y XV –posteriormente pasó a realizarse en la plaza principal, la Plaça de Jaume I–. Se trata de una plaza irregular con pórticos que forman numerosos ángulos y rincones. Y de momento te voy a dejar con la incógnita sobre el resto del pueblo para que lo recorras y te sorprendas con cada una de sus hermosas calles, fachadas y esquinas. Es altamente recomendable visitar Monells hacia el atardecer, sobre todo en épocas más cálidas, y tomar un tentempié o disfrutar de una cena típica de productos catalanes a base de pan con tomate, embutido de la zona y carnes a la brasa en el bar del pueblo llamado El Roura Blanch.

 

Calles de Monells

Terrazas en Monells

 

Madremanya

 

¿Te gustaría conocer un lugar que no suele estar entre los más conocidos y que es inmensamente bello? Entonces te recomiendo una visita a Madremanya, donde viven menos de 200 personas. Es un municipio del Empordà adscrito a la comarca del Gironès, pero he decidido incluirlo en este post porque es uno de mis lugares favoritos y tiene sentido ubicarlo en esta ruta por la cercanía a los pueblos vecinos de los que ya te he hablado anteriormente.

El recinto amurallado conserva toda su esencia y es una verdadera experiencia perderse por sus antiguas y tranquilas calles. Si buscas un pueblo bonito y disfrutar de la paz que rezuman cada uno de sus rincones, Madremanya es sin duda una de las mejores elecciones. También te recomiendo una pequeña excursión por sus alrededores, desde donde podrás observar las vistas a esta hermosa población. Dado que no te llevará más de dos horas visitar este pequeño lugar, no te voy a descubrir más detalles para que no te canses de admirarlo cuándo lo estés experimentando en primera persona. Eso sí, no te pierdas la plaza del pueblo, llamada Plaça Major, donde se encuentra el ayuntamiento o Casa de la Vila y las preciosas calles colindantes.

 

 

Me he alojado en dos ocasiones en Madremanya y en ambas he elegido hoteles rurales distintos: uno se llama El Racó de Madremanya y, el otro, Can Bassa. Los dos están dentro del mismo pueblo y hospedarme en estos impresionantes hoteles rurales ha sido una auténtica experiencia por su belleza, tranquilidad y las historias que los propietarios me contaron sobre cómo habían acabado abriendo un hotel con encanto en un remoto pueblo en el Empordà. Y si solo pasas a visitar Madremanya y te apetece degustar un menú a base de productos de excelente calidad y cocinados con ingredientes del entorno, te sugiero que te acerques al restaurante La Plaça.

 

 

Ullastret

 

Ullastret se encuentra también en el Baix Empordà. Está situado a 20 minutos de Madremanya y Monells y a tan solo 10 minutos de Peratallada, aproximadamente. Así que no hay excusa para no visitar este precioso pueblo en esta ruta que te propongo. Ullastret también es una pequeña población medieval en la que habitan unas 300 personas. Un lugar de extensión reducida, pero con mucho atractivo tanto a nivel cultural como arquitectónico. Las murallas que rodean Ullastret y sus preciosas calles están bastante bien conservadas y vale la pena descubrir todo lo que éstas esconden en su interior.

Las estrechas callejuelas de esta población son dignas de admirar, y entre los lugares más conocidos se encuentran la ciudad íbera, la llamada torre de la presó, la histórica Plaça de la Llotja y la iglesia de Sant Pere, de estilo románico y barroco. Disfruta de una visita a Ullastret y los bonitos paisajes que le rodean.

 

 

Pals

 

Pals es seguramente la población medieval más conocida y visitada en el Baix Empordà y, como verás, razones no le faltan. Es también el pueblo con la mayor extensión y número de habitantes de los que te presento en este post, alrededor de 2.500, por lo que necesitarás por lo menos medio día para verlo bien y con tranquilidad. Pals es el municipio más cercano a la costa de los que te he mostrado hasta ahora. Se encuentra a tan solo 20 minutos como máximo de algunas de las calas más populares de la Costa Brava como la de Illa Roja, Sa Riera, Aiguafreda, Sa Tuna y Aiguablava.

 

Pals Carrer Mayor

 

Lo más destacado de esta población es su magnífico centro histórico medieval, donde sobresale el Castell de Pals y del que se conserva la torre del antiguo castillo, conocida hoy en día como la Torre de les Hores, y la iglesia de Sant Pere, que forma parte del Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Catalunya. Pasear por el barrio gótico de Pals es un auténtico placer para la vista: sus angostas y empedradas callejuelas, sus arcos, fachadas y balcones de piedra o sus torres de vigilancia, son solo algunos de sus elementos más característicos. La plaza principal de la población, conocida como Plaça Major, te sorprenderá por su belleza y porque es la puerta de entrada al magnífico centro histórico. Por último, te recomiendo que no te marches de Pals sin divisar las increíbles vistas del Empordà desde el Mirador d’en Josep Pla.

 

Esta vez te he mostrado cinco de mis pueblos favoritos en el interior del Empordà, a los que llevo años yendo, aunque hay muchos otros que me encantan en esta increíble zona de Catalunya. Te los iré descubriendo en pequeñas dosis en otros posts, para que puedas disfrutar de sus detalles tanto como yo cuando los visito.

 

Dónde alojarse en el Empordà

 

Finalmente, me gustaría recomendarte otros dos hoteles rurales que me encantan en esta zona y en los que he estado recientemente: Les Hamaques, un pequeño hotel de campo en el Empordà, Batró de Orfans, una casa rural para disfrutar en familia y Masferran en Pals. Puedes leer mi experiencia en el blog a través de estos enlaces.

Para hacer esta ruta que te propongo, la forma más cómoda y rápida es el coche. Encontrarás aparcamientos justo antes de entrar a los recintos amurallados de las poblaciones. ¿Te animas a explorar los pueblos más característicos del Empordà?

¿Cuáles son tus lugares favoritos en el Empordà? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NEWSLETTER

¿Quieres recibir inspiración para hacer de tus viajes experiencias inolvidables?

#storiesandplaces  #sensorytravelexperiences

Pin It on Pinterest